Derrida como proceso de escritura filosófica


Me interesa el texto como el resultado final de un proceso en bucle llamado pensamiento, y que supone tanto la lectura como la escritura. Cualquier texto derridiano tiene un complejo proceso mental bajo él que le da su origen.

Hemos de valorar los procesos más que los resultados.

La escritura es un proceso

Cuando escribes las ideas están en tu mente, sigue habiendo dudas, hay frases que se repiten, y decides emplear unas palabras para expresar lo que pasa por tu mente, lo que ocupa todo tu tiempo.

Ese proceso inadvertido cuando contemplamos el resultado final, el texto impreso y comercializado, es lo realmente valioso.

Y lo que nosotros tenemos que intentar vivir.

Hemos de valorar más el proceso que el resultado. Pues es ese proceso el que nos constituye, no el resultado que leen los otros.

Sobre qué escribir, los estímulos de mi proceso de escritura

Derrida, pensador inagotable,  no escribe sobre un autor, sino sobre muchos. En realidad, escribe sobre textos que le resultan inspiradores, enigmáticos o interrogadores, y muchas veces a dos columnas sobre textos de muy distinta afinidad (como en Glas, en la Bestia y el Soberano).

Lo importante es su texto a partir de (X), el decir algo ayudado por otros anteriores, pero sin caer en la trampa de la verdad, con la humildad del antidogmático, del relativismo bueno (cuidado, el lenguaje está contaminado, hay que usarlo con mucha inteligencia, con resistencia, para que no sugiera lo que tú no quieres decir), del mejor sofista. Derrida en esto es un genio que puede ayudarnos. Vamos a leer y escribir, en este blog,  sobre cómo lo hace él.

¿Cómo escribe Derrida? Un inicio de respuesta

Derrida escribe dominando el lenguaje en la medida de lo posible, siendo señor sobre él, mandando, creándolo, no hablando de forma clara y unívoca, como diciéndolo todo, como si hubiera un sistema posible y el mundo estuviera cerrado de forma lógica.

Eso se llama deconstrucción, y encierra toda la acción derridiana, toda su praxis. La deconstrucción no es algo teórico sino una realidad práctica, una experiencia personal.

Hay que pensar muy bien las palabras, dedicar tiempo a la forma de expresar un pensamiento, hacerlo de manera que impida el etiquetamiento y la clasificación dogmáticas.

La triple tarea de este blog

  • Leer los muchos textos de Derrida. Es una tarea que nos ocupará tiempo. Pues la obra de Jacques es voluminosa. Además aún hay textos pendientes de publicación.
  • Releer los textos dos o más veces. Las siguientes lecturas hacen vislumbrar nuevas ideas. surgen nuevas anotaciones al margen.
  • Escribir estimulados a partir del texto derridiano, ir más allá. No podemos quedarnos en la lectura. Hemos de aportar algo de valor. ese proceso de escritura nos hará mejores en todos los sentidos. Es difícil pero hemos de emprender tal actividad. Hemos de ir más allá. tenemos que andar nuestro propio camino.