Libertad o poder: filosofía teórica y práctica


Derrida es la libertad en su escritura, su política y su filosofía. Reacciona ante la coacción, la imposición y el dogma. No lo admite ni en la vida teórica ni en la práctica. Ni en su escritura y filosofía ni en su política sobre cómo vivir.

Libertad en la escritura

No admite imposiciones. No le gusta la universidad que impone una forma académica de escritura. Siempre busca y deja márgenes. Huye del dogma y no escribe dogmáticamente. Parece un comentador disperso, alocado y digresivo. Pero encierra en sí una apuesta arriesgada por la libertad. Su escritura no se impone. Es un pensamiento escrito para estimular a los demás.

Contra el poder

Derrida es la antítesis del poder como argumento, y del poder como objetivo. En filosofía no quiere texto vencedor, tampoco quiere ser sometido por la vida capitalista. No admite la criminalización del débil, del marginal.

Por eso no quiere centros, ni sistema cerrado. Porque encierran el dogma, la imposición, la norma.

Tampoco respeta la autoridad en la universidad. Lo que hay es texto. Y el texto vale lo que estimula, no el nombre de su autor.

Por la libertad

Derrida ve su causa en el ser libre que no admite dominios sobre él, ni domina a los demás. Eso se traduce en una determinada escritura, en la deconstrucción filosófica y en una determinada política de la  amistad.

Derrida es la escritura libre, la tolerancia, la hospitalidad. Una escritura resistente al dominio, indomesticable. Es un unicornio, el unicornio de la libertad: su rareza es su secreto. Derrida es el unicornio de la libertad.

He de seguir escribiendo sobre el unicornio, sobre la libertad…(ver Stuart Mill y demás).

Derrida es la libertad en ejercicio, sin miedo (a la libertad), no la libertad formal sino real. La libertad es ese don maravilloso que luchamos por mantener como derecho pero que luego solo usamos como libertad consumista domesticados y anulados por el sistema capitalista. Viviendo como esclavos del poder económico, material, …

El unicornio

La libertad de escritura te adentra en un mundo diferente
La libertad de escritura te adentra en un mundo diferente

Según la wikipedia “El unicornio es una criatura mitológica representada habitualmente como un caballo blanco con patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en la frente. En las representaciones modernas, sin embargo, es idéntico a un caballo, sólo diferenciándose en la existencia del cuerno mencionado. El unicornio es un animal fabuloso protagonista de numerosas historias y leyendas. En la Edad Media estaba considerado como un animal fabuloso capaz de derrotar a animales más fuertes físicamente, incluso elefantes.”

Sin libertad no hay hombre posible

El filósofo francés Jean-Jacques Rousseau afirmó que la condición de la libertad es inherente a la humanidad, una inevitable faceta de la posesión del alma, con la implicación de que todas las interacciones sociales con posterioridad al nacimiento implica una pérdida de libertad, voluntaria o involuntariamente. Él hizo la famosa frase «El hombre nace libre, pero en todas partes está encadenado».

La esfera de la libertad no se da de una vez y para siempre, sino que ha de ser conquistada todos los días, a través de cada una de las acciones realizadas.

Libertad y política

La libertad política es un derecho, o la capacidad y habilidad, de la libre determinación, como expresión de la voluntad del individuo, concerniente a qué tipo de organización social desea tener, desarrollar o a cuál pertenecer.

En las democracias occidentales nos creemos libres cuando somos unos robots asimilados que nos movemos a pasos agigantados hacia el pensamiento cero. Lo asombroso de esta superestructura ideológica, en la que estamos inmersos sin darnos cuenta, llamada capitalismo es que ha colocado cancerberos (hombres superiores diría Nietzsche) en los puestos de poder universitario.

Esos últimos hombres, por la falsedad que encierran en ellos mismos, son unos hipócritas sin pensamiento propio y que no dejan que los demás escritores puedan estimularlo y tenerlo.

La falsa libertad del liberalismo capitalista

El liberalismo es la libertad vacía, el dejar hacer, el no interferir. Pero nos destroza. Es una pseudolibertad, un determinismo disfrazado. Un programa que se impone. Un determinismo disfrazado, un lobo con piel de cordero. Genera seres acomodados en un mundo de dinero, que no deja a los hombres ser realmente libres.

Libertad y anarquismo

Para los anarquistas la libertad es entendida como la ausencia de coacción o imposición. Consideran que tanto las libertades personales como las económicas son igualmente importantes, y que la asociación o la cooperación debe ser voluntaria, dado el estatus de soberano a todo pacto recíproco entre personas adultas, haciendo innecesaria e indeseable toda interferencia externa a tales pactos (autoridad injustificada, involuntaria o permanente). Los anarquistas entienden la libertad como una condición inherente al ser humano y su desarrollo.

Pero Derrida no es anarquista.

Determinismo o falta de libertad

Los deterministas sostienen que todas las acciones humanas están predeterminadas y por lo tanto, la libertad es una ilusión. Una causa determinada tiene una consecuencia determinada basándose principalmente en las leyes de la física, por lo tanto, al aumentar el nivel de complejidad, la conciencia y la idea de libertad solo son consecuencia determinada de eventos físicos conocidos y regulados por leyes de las cuales no se puede escapar.

Sartre  en su obra Las moscas dice que cada individuo nace libre pero depende de las circunstancias éste puede o no seguir siendo libre. Esto explica que hay diferentes clases de libertades y cada una se marca en las distintas sociedades.

Obras sugeridas para ampliar el tema

El miedo a la Libertad, Erich Fromm
La libertad en la encrucijada, Samuel Gregg
Los fundamentos de la libertad, F. A. Hayek
Théorie du déterminisme causal, Miguel Espinoza
Sobre la Libertad, John Stuart Mill
The Rights of Man, Thomas Paine
Libertas trascendentalis, Leonardo Polo
La Sociedad Abierta y sus Enemigos, Karl Popper